Paradise Papers: filtración documentos saca a la luz trucos fiscales

Los registros muestran los lazos entre Rusia y el secretario de comercio del presidente de EE.UU. Donald Trump, los negocios del principal recaudador de fondos del primer ministro canadiense Justin Trudeau y los intereses offshore de la reina de Inglaterra, entre otros.

 

Este domingo han salido a la luz más de 13,4 millones de documentos de dos despachos de abogados de Bermuda (Appleby) y Singapur (Asiaciti Trust) y 19 registros mercantiles de jurisdicciones opacas que revelan cómo funciona la industria offshore en el mundo.

Los registros muestran los lazos entre Rusia y el secretario de comercio del presidente de EE.UU. Donald Trump, los negocios del principal recaudador de fondos del primer ministro canadiense Justin Trudeau y los intereses de la reina de Inglaterra, así como más de 120 políticos de todo el mundo.

Con dichos documentos se ponen en evidencia los lazos entre el sistema financiero offshore y los actores políticos, la riqueza privada y los gigantes corporativos, incluyendo Apple, Nike, Uber y otras compañías globales que disminuyen sus impuestos a través de maniobras de contabilidad cada año.

Dichas jurisdicciones están ubicadas en Antigua y Barbuda, Aruba, Bahamas, Barbados, Bermudas, Islas Caimán, Dominica, Granada, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, Isla de San Vicente y Trinidad y Tobago (Caribe); Islas Cook, Islas Marshall, Samoa y Vanuatu (Oceanía); Malta (Europa), Líbano (Oriente Próximo) y Labuán, territorio federal de Malasia (Asia).

La documentación ha sido obtenida por el diario alemán Süddeutsche Zeitungy compartida con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), El Confidencial y La Sexta en España y otros 94 medios internacionales. En total, más de 380 periodistas de 67 países investigaron durante un año los 1,4 terabytes de información recibidos. Este es un nuevo capítulo del proyecto que ya destapó documentos con informaciones confidenciales sobre esos mismos temas en 2016.

Las entidades offshore, que podrían ser legales en muchos casos, facilitan la creación de empresas difíciles de rastrear y que atrae a lavadores de dinero, narcotraficantes y cleptócratas que trabajan a escondidas, muchas veces sin empleados ni oficinas, para la evasión fiscal.

Según los registros corporativos de la firma de abogados Appleby y el proveedor de servicios corporativos Estera, dos empresas que operaron juntas bajo el nombre Appleby hasta que Estera se independizó en 2016, han prestado servicios a clientes riesgosos de Irán, Rusia y Libia. Asimismo, trabajaron con aviones espías adquiridos por los Emiratos Árabes Unidos, una compañía de explosivos en Barbados de un ingeniero canadiense que intentó construir un arma contra Saddam Hussein, y la compañía en Bermuda del fallecido Marcial Maciel Degollado, el sacerdote mexicano fundador de la orden católica de los Legionarios de Cristo, acusada abuso sexual infantil.

Al menos 31,000 de los clientes individuales y corporativos incluidos en los registros de Appleby son ciudadanos de Estados Unidos, o tienen direcciones de Estados Unidos, aunque también cuenta con clientes del Reino Unido, China y Canadá entre sus principales fuentes de negocios.

También salieron a la luz informes que corroboran que la reina Isabel II de Inglaterra ha invertido millones de dólares en compañías de servicios médicos y créditos de consumo.

En los datos publicados este domingo también salieron a la luz la Reina Noor de Jordania como beneficiaria de dos fideicomisos en la isla de Jersey; Sam Kutesa, ministro de Asuntos Exteriores de Uganda y expresidente de la Asamblea General de la ONU, quien estableció un fideicomiso offshore en las Seychelles para administrar su riqueza personal; el ministro de Finanzas de Brasil, Henrique de Campos Meirelles, quien creó una fundación en Bermuda “con fines benéficos”, y Antanas Guoga, un miembro lituano del Parlamento Europeo y jugador profesional de póker, que tenía una participación en una compañía de la Isla de Man cuyos otros accionistas incluían a un magnate del juego que enfrentó una demanda por fraude en Estados Unidos.

Wesley Clark, exaspirante demócrata a la presidencia y general de cuatro estrellas retirado del ejército estadounidense que se desempeñó como comandante supremo de la OTAN en Europa, así como el cofundador de Microsoft Paul Allen; el vehículo de inversión del fundador de eBay, Pierre Omidyar, en Cayman Island, y las acciones de Madonna en una compañía de suministros médicos, así como el cantante pop y activista social Bono que poseía acciones en una compañía registrada en Malta que invirtió en un centro comercial en Lituania.

Otro de los grandes escándalos develados está relacionado al primer ministro canadiense Justin Trudeau. Según el reporte, Stephen Bronfman, asesor y amigo cercano de Trudeau se asoció con Leo Kolber, otro seguidor del partido liberal y exmiembro del Senado de Canadá, y al hijo de Kolber, para mover millones de dólares a un fideicomiso en Cayman.

En Estados Unidos, los archivos de Appleby revelan cómo el secretario de comercio de Trump ha utilizado una cadena de firmas de las Islas Caimán para mantener una participación financiera en Navigator Holdings, una compañía naviera que tiene como uno de sus principales clientes a Sibur, una firma de energía vinculada con el Kremlin. Entre los principales propietarios de Sibur se encuentran Kirill Shamalov, yerno del presidente ruso Vladimir Putin, y Gennady Timchenko, multimillonario al que el gobierno de Estados Unidos en 2014 por sus vínculos con Putin.

La industria offshore es un laberinto de contadores, banqueros, administradores de dinero, abogados e intermediarios a los que se les paga por cuidar los intereses de los ricos. Appleby, por ejemplo, es un eslabón de una cadena de actores offshore que han ayudado a estrellas del deporte, oligarcas rusos y funcionarios gubernamentales a comprar aviones, yates y otros artículos de lujo.

Esta noticia fue reelaborada a partir del reporte de Univisión, uno de los medios que tuvo acceso a la información proporcionada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

 

fuente: cibercuba.com

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SÍGUENOS @llamacuba