Salvaguardar el patrimonio de La Habana

Varias son las obras que se acometen en el Centro Histórico de la capital para recibir el medio milenio de la Villa de San Cristóbal de La Habana. La Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana (OHCH) tiene el deber de velar por la salvaguarda del patrimonio histórico y cultural, no solo del Centro Histórico sino también de toda la ciudad.

Desde hace pocos años el Plan Maestro asumió la mayor restauración que hasta la fecha se ha acometido en el Capitolio Nacional, símbolo de la cultura, la historia, el patrimonio y la política en la Mayor de las Antillas. Cuando culminen las labores de restauración, El Capitolio acogerá al Parlamento Cubano.

Este Monumento Nacional de Cuba es una de las grandes estructuras del Período Republicano, en cual se incorporaron materiales como el acero, el hormigón armado y grandes estructuras metálicas, sobre todo en su cúpula, que mide más de 91 metros y es mayor que la del Capitolio de Washington.

El pasado 10 de octubre, en saludo al aniversario 149 del inicio de nuestras guerras de independencia, y con la presencia del doctor Eusebio Leal, se inauguró la Cripta del Capitolio para depositar en un mausoleo las cenizas del mambí desconocido, como fundamento de la nación.

Posteriormente, en ocasión del aniversario 122 del alzamiento del 24 de febrero, se abrirá al público el Gran Salón de los Pasos Perdidos, con sus 120 metros de longitud y su obra mayor: La República, del escultor Zanelli, con una altura de 14,60 metros, y que en su tiempo fuera considerada la tercera escultura más grande bajo techo. También se podrán apreciar las salas Baraguá y Guáimaro.

Por otra parte, El Cristo de La Habana ya fue declarado Monumento Nacional.

“Hemos defendido la necesidad de la belleza. Ahora luchamos por embellecer aún más La Habana para que se pueda presentar dignamente en su medio milenio. Es el único remedio contra ese Alzheimer social que es el olvido”, advierte el historiador, cuya máxima en la vida ha sido desde su juventud: “Las palabras mueren. Solo las obras perduran”.

Por eso, sin olvidar su labor sociocultural en beneficio de quienes habitan en la Habana Vieja, la OHCH se ocupa ahora de reconstruir en el Paseo del Prado la Escuela de Rafael María de Mendive, el maestro de José Martí. En esa arteria se planea ejecutar además la mayor biblioteca juvenil e infantil del territorio.

Actualmente, un grupo de arqueólogos se encarga de rescatar el basamento original del Templete, donde en la noche del 15 de noviembre de 1519 se celebró la primera misa y el primer cabildo de La Habana. Pronto regresarán las murallas y los puentes que en otras épocas dieron la bienvenida a la Catedral habanera.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SÍGUENOS @llamacuba