Empresarios agrícolas y congresistas estadounidenses viajan a Cuba para buscar elevar las relaciones

Un amplio grupo de empresarios dueños de compañías agrícolas e industrias de Estados Unidos viajaron a Cuba en compañía de una representación de congresistas encabezados por el republicano Rick Crawford, representante por el Primer Distrito de Arkansas e integrante de los Comités de Agricultura, Inteligencia, Transporte e Infraestructura de EE.UU.

La visita forma parte de la Conferencia Agrícola Cuba-Estados Unidos, que se realizó en el Hotel Nacional de Cuba en La Habana y en la que se busca elevar los intercambios comerciales en este sector a pesar que las relaciones diplomáticas entre ambas naciones atraviesan una etapa de ‘enfriamiento’ tras la llegada del Donald Trump a la presidencia de Estado Unidos.

Como parte de este encuentro, promovido por la llamada Coalición Agrícola Estados Unidos–Cuba, se discutirá el proyecto de ley que será presentado en las próximas semanas por un gran grupo de congresistas republicanos y demócratas que busca promover el financiamiento privado de las ventas de alimentos y tecnologías a la isla, señaló a la prensa estatal Crawford.

Los organizadores del evento incluyeron como parte del programa divulgado la visita de los empresarios y funcionarios estadounidenses a mercados agropecuarios y fincas de productores en la isla con vistas a mostrarles las potencialidades de inversión que tienen en el país.

A pesar de que las relaciones entre La Habana y Washington han experimentado un claro retroceso, los diálogos entre el Ministerio de la Agricultura y el Departamento de la Agricultura se han mantenido durante el último año, dijo Crawford a la prensa, asegurando que la principal oposición la han encontrado en un grupo de exiliados cubanos de línea dura que viven en la Florida.

Según los datos revelados durante el encuentro de ayer, Cuba ha comprado alimentos a agricultores y empresarios agrícolas estadounidenses por un valor aproximado a los $5.700 millones de dólares desde el año 2000.

Anualmente el Gobierno de la nación caribeña importa $2.000 millones en alimentos, pero las cifras podrían ser mayores si se elimina el requisito de que las empresas cubanas deban pagar en efectivo sus compras, dijo el copresidente de la Coalición, Paul Johnson.

Un informe dado a conocer por el viceministro de la Agricultura de Cuba, José Miguel Rodríguez de Armas, indica que los productores de arroz estadounidenses podrían expandir sus ventas a más de 37 millones de dólares anuales si se permitiesen créditos privados a la mayor de las Antillas, mientras los granjeros de dedicados al trigo y los avicultores podrías ganar 150 millones de dólares por el valor de sus exportaciones anuales.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SÍGUENOS @llamacuba