Senadores cubanoamericanos vuelven a la carga contra Cuba con el anuncio de un proyecto de ley que busca prohibir a los tribunales de Estados Unidos

Los senadores cubanoamericanos Marco Rubio y Bob Menéndez presentaron el día de hoy un proyecto de ley ante el Congreso de Estados Unidos que tiene como objetivo prohibir el reconocimiento ante los tribunales de ese país las marcas comerciales cubanas que este vinculadas de alguna forma con propiedades que fueron nacionalizadas tras el triunfo revolucionario de 1959.

La legislación que busca aumentar las medidas de “asfixia económica” que ha propuesto el presidente Donald Trump tiene como título “Ninguna marca robada será reconocida en Estados Unidos”.

En el pasado mes de enero, Rubio y Menéndez presentaron un proyecto de ley que aún se encuentra en discusión para reactivar el programa de Parole para los médicos cubanos que deserten de misiones oficiales en el exteriores; lo que ha sido calificado por el Gobierno cubano como “un programa de robo de cerebros”.

La ley presentada hoy busca prohibir a los tribunales de Estados Unidos el “reconocimiento o la validación” de cualquier derecho por parte de un individuo o compañía que haya registrado una marca, o los activos de la misma, siempre que estén relacionadas de alguna manera con propiedades confiscadas por el régimen cubano después de 1959, a menos “que el propietario original de la marca le haya consentido expresamente”.

Según dio a conocer Rubio en un comunicado de su oficina de prensa, un proyecto de ley complementario fue presentado en la Cámara de Representantes por los representantes Debbie Wasserman-Schultz (Demócrata por la Florida) y John Rutherford (Republicano por la Florida).

Una de las empresas que sería beneficiada con la aprobación de esta ley sería Bacardí, la que desde hace varias décadas mantiene una batalla legal con el Gobierno de la nación caribeña por los derechos sobre la marca Havana Club.

En el año 2016 la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos reconoció empresa estatal cubana CubaExport como legítimo representante internacional del ron Havana Club, desestimando así las demandas presentadas por Bacardí en tribunales norteamericanos.

La ley “Ninguna marca robada será reconocida en Estados Unidos” prohibiría a la asociación Cuba Ron/Pernod Ricard usar los derechos relacionados con Havana Club, señala Rubio en su comunicado.

“Durante 60 años, el régimen comunista cubano a través de compañías controladas por el Gobierno se ha beneficiado de las propiedades robadas que legítimamente pertenecen a los estadounidenses”, declaró Rubio.

“Este proyecto de ley bipartidista garantiza que los tribunales de los EEUU no reconocerán, impondrán, ni validarán de ningún otro modo los derechos de marcas comerciales de empresas o activos robados por el régimen cubano”, añadió.

Para Menéndez, “la confiscación de activos por parte del Gobierno cubano es y siempre será un delito” y ratificó “la política de EEUU de apoyar a los legítimos dueños de propiedades robadas”.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SÍGUENOS @llamacuba