Ecopueblo Las Terrazas, muy cerca de La Habana

Quizás para su habitantes es simplemente el lugar donde nacieron y donde transcurre su vida diariamente, pero para los que lo visitan es más que eso, y es que en Las Terrazas se ha logrado un equilibrio entre lo natural y lo ecológico mezclado con lo urbano, cualidades que resultan suficientes para convertirse en un ecopueblo y a la vez resaltar dentro de las maravillas geográficas de la provincia de Artemisa

Ubicada aproximadamente a 52 kilómetros de la Habana, situado en una zona cargada de un intenso verde natural que envuelve toda la Reserva de la Biosfera Sierra del Rosario declarada así por la UNESCO en 1985.

La naturaleza de la zona, sufrió un pasado nada favorable, cuando Cuba era aún colonia de España la tala indiscriminada se volvió un hábito en estos bosques, llegando a la deforestación.

Es en aquella etapa que la proliferación del cultivo del café marcó una pauta significativa, y hoy se encuentran como testigo, las ruinas de uno de los cafetales más prósperos que tuvo la región, debido a las grandes parcelas de tierras que se dispusieron para este cultivo. Poco a poco, con el paso de los años, la aridez se fue adueñando de estos suelos al ritmo que las producciones de café ya no eran tan exitosas.

Ante esta situación tan desfavorable, para un sitio cuya ubicación natural por sí sola no merecía ni la sequía ni la infertilidad, se lanzó un plan comunitario que buscaba involucrar a los campesinos que habitaban por esas zonas y a los pobladores en general con el fin de renovar las características naturales y estéticas del lugar.

Este poblado surge entonces, con la idea de crear un sitio donde el hombre y la naturaleza interactuaran de forma armónica.

Fue fundado oficialmente en el año 1971 y el proyecto original se defendió siempre la construcción  del pueblo rodeando un lago que es su característica principal.

El nombre de Las Terrazas lo adquiere producto a las labores de creación de terrazas artificiales dentro de la zona montañosa que fueron necesarias para la reforestación y precisamente por esto se le atribuye tal identificativo.  El pueblo es un ejemplo palpable de desarrollo sostenible y cuanta ya con más de mil habitantes.

Por su asombrosa belleza, el sitio atrae a cientos de turistas anualmente, que encantados con las características de su flora y fauna, hacen de esta experiencia un momento oportuno también para disfrutar de la magnífica tranquilidad del lugar.

Este complejo turístico comprende también dentro de sus límites al Hotel “La Moka´´, que destaca por la excelencia de los servicios que brinda, su tranquilidad y las variadas opciones que ofrece como el senderismo, el turismo ecológico y las visitas históricas.

Los visitantes  también tendrán la oportunidad de conocer la casa donde vivió el popular cantautor cubano Polo Montañez, ahora convertida en museo en el que se conservan muchas de sus pertenencias, fotografías que capturan momentos importantes de su vida, premios y audiovisuales que contribuyen a mostrar las vivencias del cantante y también para la promoción de su música.

La casa museo brinda la oportunidad de comprar discos de música cubana incluyendo el que contiene canciones de esta importante figura internacional de la cultura cubana. No pudimos disfrutar mucho de sus canciones por su pronta muerte en el año 2002 en un accidente automovilístico.

Otro de los atractivos que se aseguran a quien visita esta comunidad son los paseos por la plaza del pueblo, el callejón de la Moka donde se pueden adquirir artículos creados por artesanos locales y suvenir con recuerdos del sitio.

Se puede además pasear en bote por las tranquilas aguas del lago al cual rodea el caserío que contrasta de manera peculiar por su techado de tejas rojas y paredes blancas o para los más arriesgados y amantes de la adrenalina existe una ruta por encima del pueblo y a través del llamado Canopy Tour que conecta en puntos altos de la comunidad y permiten desplazarse obteniendo fantásticas vistas aéreas.

Las cristalinas aguas del Río San Juan nos permiten disfrutar de un baño refrescante y donde además en áreas de su rivera, se realizan paseos en bote, caminatas en la montaña, avistamiento de aves, entre otras atracciones que destacan por su interacción con la naturaleza.

Visitar Las Terrazas es una experiencia que deja un sabor natural a cubanía y muchos deseos de regresar.

Información Ecured, Isla Local – Fotos: Umbrella Travel, destinocubamagazine, Cubasi, Holiplus

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SÍGUENOS @llamacuba