Melia Hotels International responde ante demanda de Hotel San Carlos de Cienfuegos por la Ley Helms – Burton

Meliá Hotels International aseguró que sus negocios en Cuba están dentro del marco de la ley, por lo que no se verán afectados por las demandas

En respuesta a la posible demanda colectiva en su contra por la aplicación del título III de la Ley Helms – Burton, la cadena hotelera española, Meliá Hotels International, aseguró que sus negocios en la Isla de Cuba, están dentro del marco de la ley, además señaló que la empresa no es dueña de ninguna propiedad que pueda ser expropiada por ciudadanos de EE.UU.

La empresa, cuya central se encuentra en Mallorca, España, reafirmó la postura presentada en un comunicado del pasado 17 de abril, cuando confirmó no ser propietaria “de bienes o participaciones de bienes que pudieran ser objeto de potencial reclamación tras su confiscación en la década de 1960 […] De dirigirse alguna reclamación contra algún hotel, nuestro papel sería el de meros gestores hoteleros”.

El abogado, Andrés Rivero dio a conocer que estaba representando a una familia, originaria de Cuba, que tenía la intención de presentar una demanda ante los tribunales de Estados Unidos, en contra de Meliá, por operar un hotel en Cienfuegos, que era propiedad de la familia antes de ser confiscado por el Gobierno de Cuba hace casi seis décadas.

Los demandantes son los herederos de Antonio Mata Álvarez, propietario del hotel San Carlos de Cienfuegos hasta la expropiación. La familia demandó a los funcionarios cubanos por el contrato gracias al que Meliá opera el establecimiento e informó a la compañía española, debido a la posibilidad de que sean incluidos en la demanda.

La familia pudo presentar dicha demanda, a causa de la entrada en vigor del título III de la Ley Helms – Burton, el cual permite a los ciudadanos estadounidenses, con propiedades confiscadas durante el mandato de Fidel Castro, el demandar una compensación por dicha expropiación.

Una compensación por el uso del hotel, es la principal exigencia de la familia. El hotel San Carlos, está siendo administrado por una empresa mixta entre Meliá y la cadena cubana Gran Caribe, bajo el nombre de “Meliá San Carlos”.

El hotel fue confiscado en diciembre de 1962, junto con dos fincas y varias casas de la familia, quienes no recibieron ninguna compensación por las propiedades.

Su abogado, Andrés Rivero, solicitará a un experto que realice la evaluación del hotel San Carlos, para determinar su valor actual. Se trata de un edificio histórico en el centro de Cienfuegos recién renovado por Meliá, por lo que esperan una cifra de «varios millones de dólares».

Con la entrada en vigor del Título III, la empresa española aseguró que la medida no suponía «ninguna alteración sustancial» de su actividad en Cuba ya que «opera legítimamente» en la Isla.

Esta no es la primera demanda en contra de la empresa, ahora que el titulo ha sido implementado. En abril, los herederos de Rafael Lucas Sánchez Hill, anunciaron demandas en tribunales de EEUU contra la cadena por la explotación de los hoteles Sol Río de Luna y Mares y Paradisus Río de Oro, que le habían sido confiscados a la familia.

Información de Diario de Cuba – Fotos: Booking.com, El Nuevo Herald, Meliá Hotels International, Hoteles.com, Trip Advisor

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SÍGUENOS @llamacuba